No he querido escribir este post hasta después de mi tercera vuelta a Jordania, cuando he considerado que realmente tendría una visión más completa del país y de sus habitantes.

La primera conclusión es que Jordania es mucho más que Petra. Está claro que más del 90% de los turistas que llegan al país acaban visitando la ciudad de piedra, porcentaje récord en cualquier monumento insignia nacional, pero hay más lugares que te dejarán boquiabierto.

Viajar a Jordania: Datos prácticos para tu organizar tu viaje

Los españoles no necesitamos visado viajar a Jordania, pero te recomendamos que lo compres on line antes de llegar si vais a visitar Petra ya que sale mejor de precio con el llamado JORDAN PASS. Dicho pase incluye la visa y la entrada a la gran mayoría de atracciones del país incluyendo Petra. Hay tres opciones, con uno, dos o tres días en Petra, que tendrás que elegir antes de pagar y que luego no podrás cambiar, por eso lee la parte de este blog dedicada a Petra antes de decidirte. En cualquier caso pagar de forma separada el visado y la entrada de Petra es más caro que el Jordan Pass, a lo que hay que añadir que te permitirá entrar a muchos otros sitios.

¿Cómo llegar a Jordania?

Actualmente existen varias opciones para llegar a Jordania, las cuales deberás valorar dependiendo del tiempo que dispongas así como de tu presupuesto

  • Llegar por Israel.  Air Europa y El Al tienen vuelos directos diarios por menos de 200 €, incluso menos de 150 € si los compras con antelación. Despúes puedes cruzar la frontera a pie de Jerusalém a Ammán (calcula 50 € entre tasas y transportes) o de Eilat a Áqaba (gratuita si permaceces 3 días en Jordania antes de volver a salir del país).
  • Volar directo a Ammán con Royal Jordanian. Salen desde Madrid y Barcelona casi todos los días pero nunca por menos de 350 € la ida y 500 € ida y vuelta.
  • Llegar a A Ammán pero  con escala en Bolonia, Malta, Milán, Varsovia, Bucarest o Atenas. Son operados por compañías low cost en su mayoría. Con antelación y ligero equipaje se puede ir y volver por menos de 220 €.
  •  

¿Qué ver y donde dormir en Ammán? La capital de Jordania. 

Lo único bueno de entrar a Jordania por Ammán es que el resto del tour irá de menos a más. La capital es caótica, ruidosa y en medio día es posible ver todos sus lugares de interés. 

Para llegar desde el lejano aeropuerto (37 km) podéis regatear un taxi o tomar el bus que sale hacia la estación del Norte-Tabarbour cada 30 min. El precio del billete es 3,30 JD (4,30 €) y se compra en el kiosko que hay junto a las dársenas nada más salir del hall.

Una vez allí merece la pena visitar su legado romano compuesto por el ninfeo, el teatro y la ciudadela. Esta última más por sus vistas que por lo que en ella se conserva, que es escaso y que se debe a la colaboración española en buena parte.

Si te quedas a dormir te recomendamos hacerlo en el hotel Pasha, o al menos cenar en su impresionante bar azotea con vistas al teatro y música en vivo muchas noches. No es caro, tienen cerveza (está sí es cara como en casi toda Jordania) y te prestan una manta que es de agradecer incluso en las noches de verano.

Otro buen lugar es el hostel Nomads, de ambiente mochilero. Las instalaciones son nuevas y está muy limpio, además dos de sus recepcionistas hablan castellano. La azotea tiene unas vistas espectaculares a gran parte de la ciudad. El desayuno es pobre para lo que cuesta, mejor hacerlo fuera.

Para presupuestos más ajustados el Cliff hostel, en la calle principal. Está viejuno pero lo mantienen limpio. El desayuno cuesta 2JD (2,56€) por lo que no esperéis mucho.   

¿Qué excursión hacer en medio día desde Ammán?

Desde Ammán es más que recomendable hacer la excursión de medio día a Jerash, la ciudad romana mejor conservada fuera de Italia. El bus desde la estación Norte- Tabarbour cuesta 1JD por trayecto (1,28€) (aunque te intenten cobrar más hazte fuerte) y sale aproximadamente cada 30 min por las mañanas. Los trayectos por la tarde son prácticamente inexistentes en las estaciones de todo el país, hay que madrugar.

En 45 min te dejan junto a las ruinas a unos 300 m de la entrada. Recomiendo la entrada norte, junto a la carretera (los buses de grupos organizados paran en la sur) ya que es donde está el museo y te evitas cruzar el zoco que han montado tipo tiendas del aeropuerto.

Es impresionante ver cómo se han preservado sus dos teatros, que se siguen utilizando durante el festival de verano, la calle principal, la plaza ovalada y las columnas de sus templos. 

Lo ideal es dedicar una mañana para volver a comer a Ammán, con más oferta gastronómica. 

¿Qué ver en el resto de Jordania?


Por la forma alargada y no muy ancha de Jordania (exceptuando la parte cercana a Irak) lo lógico es visitar el país de norte a sur y la primera parada después de Amman en cualquier viaje a Jordania es el mar muerto.

el mar muerto en jordania

1. EL MAR MUERTO:

Viajar por Jordania implica hacer un alto en el camino para bañarse por un rato en este peculiar lugar cargado de historia. Su alta salinidad hace que flotes en sus aguas sin ningun esfuerzo, una experiencia cuanto menos curiosa.

¿Cómo bañarse en el Mar Muerto? Hay 4 opciones:

  • La gratuita: Puedes ir gratis a este lugar donde se bañan los locales. El coche se deja en la carretera a la altura de las tiendas de bebidas y se baja por una pendiente de tierra de unos 200 m.  Debes llevar una garrafa de agua para quitarte la sal y estamos hablando de 9 veces más sal de la normal.

 

  • La cara: Hay multitud de resorts en la parte norte (la más cercana a Ammán) con duchas, piscinas, tumbonas, socorrista. Son macro hoteles con todos los servicios pero que rara vez bajan de los 100€ por habitación doble, eso sí, con un desayuno de película. También puedes pagar 20 JD por pasar únicamente a sus playas privadas.  

 

  • La normal: Ir a la Ammán Beach. Una playa frecuentada por locales y turistas. No está limpia y los vestuarios dan pena pero "sólo" cuesta 10 JD (toalla aparte)

 

  • La que te recomendamos: Alojarte en Mujib Chalets. Complejo formado por 15 chalets y un edificio de recepción-restaurante (el único con wifi) levantados a unos metros de la orilla. No deja de ser caro, hasta unos 76JD la doble y 88JD la triple en temporada alta (96 y 111€ respectivamente) pero es la única opción de dormir tan cerca del agua que puedes escuchar las olas que se producen de noche.Tiene su acceso privado al mar y duchas, por lo que evitarás las masificaciones de los resorts. Lo mejor de todo es que está a sólo 500 metros del Wadi Mujib. El desayuno está incluido y la cena cuesta 14JD (18€) Si no reservas la cena lleva algo de fuera porque el alojamiento está en medio de la nada

 

2. El WADI MUJIB

Se trata de un espectacular cañón de agua dulce que abre de abril a octubre, ya que el resto del año el agua tiene demasiado fuerza.

Es de pago (23 JD = 30 €) pero merece la pena. No se puede hacer descalzo por lo que tendrás que llevar un calzado que se pueda mojar y que no resbale. Allí te proporcionarán el chaleco salvavidas obligatorio.

El cañón tiene una primera parte de menos de 1 km más abierta al Sol, pero el kilómetro final es espectacular, con paredes muy juntas de casi 100 m. de altura y multitud de rápidos, toboganes y pozas que habrá que remontar hasta llegar a la cascada final. Se requiere una  forma física aceptable y cierta destreza y tenéis que contar con dos horas para hacer ida y vuelta. Revisad el horario de taquilla antes de ir, ya que cambia según la época. Si ha llovido en los últimos días pueden llegar a cerrarlo hasta que desagua, por lo que aconsejo llamar a Mujib Chalets para aseguraros de que está abierto antes de emprender el viaje hasta allí. En las instalaciones no esperéis que contesten al teléfono ni por error. 

visitar petra jordania

3.  PETRA:

Cualquier viaje a Jordania lleva como plato fuerte la visita a la ciudad de Petra. A pesar de que muchas agencias ofrecen visitar Petra en un día o incluso en unas horas, esto es sencillamente imposible. Si eres de lo que no se conforman con marcar un lugar como visitado en el mapa y quieren explorar la cultura nabatea, te recomendamos como mínimo dos días entre las ruinas o incluso tres.

¿Dónde dormir cerca de Petra? 

La ciudad que ha crecido junto a las ruinas se llama Wadi Musa, un pequeño Benidorm sin rascacielos. Allí hay alojamientos de todos los tipos. De hecho allí hay de todo.

Si quieres alojarte junto a la entrada de Petra y disfrutar de piscina, para presupuestos más altos, te recomiendo el Petra Palace con todos los lujos pero sin ser tan caro como los que le rodean. Con un presupuesto medio y a sólo 10 min a pie está el Esperanza, limpísimo y con aparcamiento libre en la puerta. Más cerca y más barato pero no tan resplandeciente el Petrabods, del cual todavía tengo la duda de si se equivocaron al escribir el nombre y ya lo dejaron así. 

En habitaciones compartidas, un poco más lejos y cuesta arriba está el moderno Nomads, (inaugurado en 2019) que a diferencia de su versión en la capital ofrece comidas.

¿Dónde comer en Petra?

Si queréis comer bien y reír al mismo tiempo id al REEM BELADI, en la calle principal. No es ningún secreto porque suele ser el nº 1 en Tripadvisor. Se come bien y barato y si tienes sentido del humor te lo pasarás en grande con su encargado que no para de hacer bromas a pesar de su precario inglés. Lo único que no me gustó, y empieza a ser práctica habitual en la ciudad es la insistencia porque les dejes un comentario en la famosa web. En algún lugar incluso pretendían que lo hiciera antes de irme embaucándome con un té gratis. 

¿Qué ver y cómo organizar la visita a Petra?

Lo primero que has de saber es que la famosa fachada del Tesoro está a 2 km de las taquillas, eso implica 4 km extras para las piernas cada vez que visites la ciudad, además de lo que camines dentro.

El primer kilómetro se desarrolla sin sombra alguna y es donde se levantan las tiendas de souvenirs y donde te intentarán montar en un camello, caballo o carro para acercarte al tesoro, de forma algunas veces muy insistente o engañosa, con un sospechoso “está incluido en su ticket”. Sólo hay una forma de evitar el calor y a los vendedores: madrugando.

Mi consejo es que siempre comenceis la visita a Petra a las 6 am, la hora de apertura. Las tiendas aún no están abiertas y ni los camelleros ni la marabunta de turistas que veréis después han llegado. Podréis hacer fotos únicas en el Siq (el cañón de entrada) y en el Tesoro, incluso en el resto de las ruinas porque llevaréis una ventaja estupenda a los menos madrugadores. Tened en cuenta que la imagen al salir de la ciudad, de nuevo por el Siq, será totalmente diferente, con docenas de vendedores un poco pesados, miles de turistas y el riesgo de ser atropellado por un carro.

Además del Tesoro Petra tiene una calle principal llena de fachadas, tumbas, un teatro excavado enteramente en la roca, ruinas de un templo, un palacio, una iglesia bizantina, etc. Esta sigue siendo una parte turística que conviene evitar en hora punta, pero a partir de aquí empieza la aventura.  Petra cuenta con tres subidas espectaculares a dos miradores y un Monasterio que no te debes perder. Los miradores se pueden hacer en el mismo día si estás en una forma aceptable ya que tienen cientos de escalones cada uno. Si no es así deberás dedicar una mañana a cada uno y subir con calma.

El primero es el del altar de los sacrificios, con vista a gran parte de la ciudad. Se trata de una ruta circular cuya subida puedes comenzar un poco antes del teatro bajando después por el lado del Templo.

El segundo es el del tesoro, en el que se sube y baja por el mismo lugar. La senda discurre por encima de las fachadas y aunque el bar que hay al final ha fagocitado gran parte de las vistas no es necesario que pagues el impuesto revolucionario ya que puedes tomar la misma foto desde las ruinas de lo que debió ser otro bar unos 20 metros antes.

El del Monasterio es mucho más transitado ya que los beduinos, a veces niños, se ganan la vida subiendo a los turistas en menos forma a lomos de un pobre burro. A la vez es el más duro y recomiendo que dediques una mañana entera a subir y bajar, algo que ida y vuelta desde la entrada son 10 kms. Sólo los más avezados tendrán ganas de combinarlo con alguno de los que he mencionado antes aunque conozco atletas que han subido a los tres en el mismo día.

que ver en el desierto del wadi rum jordania

4. WADI RUM: Qué ver y donde dormir en el desierto de Jordania

Pegando a Arábia Saudita se levanta este lugar mágico de arenas rojizas y enormes paredes de arenisca donde Lawrence de Arabia se refugió durante un tiempo. Aquí las noches te permitirán ver un cielo plagado de estrellas, tan imponente que resulta difícil creer que se trata del mismo que contemplamos cada día. 

Salvo que quieras profundizar en el desierto con rutas de senderismo o escalada puedes ver sus principales atractivos en una sola mañana pues se trata de un desierto en realidad pequeño.

El acceso al Wadi Rum está incluido en el Jordan Pass, que deberás sellar en el centro de recepción de turistas que hay unos kilómetros antes de Wadi Rum Village. No olvides recoger aquí un mapa del parque, aunque suelen tener sólo en alemán. 

Si vas en coche deberás dejarlo en parking del Wadi Rum Village, gratuito y sin vigilancia. No te preocupes, nadie tocará tu coche, ahora estás en manos de los beduinos. Desde el alojamiento que hayas contratado te contactarán para organizar tu recogida ya que a partir de aquí sólo puedes continuar en todo terreno. Si el coche que has alquilado es un 4x4 podrás saltarte la recogida pagando 5 € al día en el citado centro, aunque se requiere de cierta pericia para conducir por la arena y no te olvides de quitarle aire a los neumáticos para reducir el riesgo de quedarte atascado. 

Yo opté por conducir por el Wadi Rum cuando ya podía orientarme entre los principales lugares tras mi segunda visita, pues google maps no te servirá de nada. Desde el alojamiento me dijeron incluso que no pagara los 5 € porque nadie me pararía allí dentro y así fue. 

Realmente el movimiento en el interior está controlado por los alojamientos, docenas de campamentos de jaimas que se reparten al abrigo de las moles rocosas. Los hay de todos los precios y no me parecen caros teniendo en cuenta que están en mitad de la nada y ofrecen duchas y una cena cocinada bajo la arena del desierto. Realmente hacen caja con las excursiones que te ofrecerán una y otra vez. Desde mi punto de vista no merecen la pena, los “guías” no siempre son profesionales, no siempre hablan inglés, y no siempre los vehículos están en perfectas condiciones, pero sobre todo, ni la longitud del recorrido ni las explicaciones justifican lo que cuestan. Te recomiendo que duermas en el limpio y bien montado Beyond Wadi Rum Camp,  ya que está junto al Little Bridge, un curioso arco natural erosionado por los elementos donde disfrutar del atardecer o el amanecer es maravilloso. Se sitúa a sólo 30 min a pie del Cañón de Khazali, y de la gran duna roja.  En el cañón sólo podrás adentrarte unos metros, lo suficiente para descubrir por todas partes inscripciones nabateas en sus paredes.

Es cierto que para ver el Um frouth Rock bridge, a varios kilómetros de cualquier campamento, tendrás que contratar una excursión y los precios suelen ser desorbitados. Esto hace que deje de merecer la pena, ya que la visita consiste en dejarte subir al arco, hacerte la foto y volver. Los otros dos hitos del parque, la casa de Lawrence (en ruinas) y la fuente llamada Lawrence´s Spring, donde te intentarán vender con desgana un paseo a camello, son prescindibles.  

Lo mejor es disfrutar de la noche, la cena beduina, las estrellas y un corto paseo en torno al campamento (llévate un frontal) si quieres palpar la soledad del desierto. Al día siguiente salir al amanecer del campamento para evitar el calor (excepto si vas en invierno lógicamente) disfrutar del arco, el cañón y la duna y volver al mismo pidiendo amablemente que te devuelvan al parking.

mar rojo jordania que ver

4. EL MAR ROJO: La costa de Jordania.

En el extremo sur del país, a menos de una hora del WADI RUM y con sólo 25 km de costa comprados en su mayoría a Arabia para disponer de una salida al mar decente podrás disfrutar del cálido Mar Rojo.

Se trata de una de las 7 Maravillas del Mundo Submarino pues la visibilidad del agua llega con facilidad a los 30 metros y todavía abundan los corales a una distancia ridícula de la arena como el Japanese Garden, cuya preservación corre a cuenta del gobierno nipón.

Además el gobierno jordano se ha encargado de hacer más atractivo el esnórquel o las inmersiones colocando gran cantidad de cosas curiosas y a precios accesibles: un barco llamado Cedar Pride, varios tanques de guerra y hasta un avión.  Lo mejor de todo es que se puede llegar a ellos a nado pues se encuentran a menos de 100 m. de la orilla.

 

¿Dónde alojarse en el Mar Rojo?

Hay dos opciones, quedarse Áqaba, lo cual resulta más económico, o alojarse en la playa, conocida como South Beach que se localiza a 15 min en coche (5-7 JD por trayecto en taxi). La playa de la ciudad está demasiado masificada y sucia. 

La ventaja de hacerlo en la ciudad es que los restaurantes y los comercios se encuentran aquí. Áqaba es puerto franco y zona vacacional de los propios jordanos, por lo que encontrarás un interesante zoco donde se vende absolutamente de todo y algo que echarás de menos a estas alturas del viaje: tiendas de licores a precio español.

Para presupuestos más modestos en habitaciones compartidas recomiendo el Hakaia en un barrio humilde a 10 min a pie de la zona turística y en habitación privada el Moon Beach.

La ventaja de quedarte en la playa es que si vas a pasarte el día en el agua te ahorrarás tiempo y dinero en los desplazamientos. Aquí la tipología de alojamiento es de habitaciones en torno a una piscina central y suelen ofrecer comidas aunque más caras y no tan buenas como en la ciudad.

A un minuto de la playa está el Bedouin Garden Village que es la opción más barata de la zona y a 10 min caminando mi favorito el Adventure Divers Village con instalaciones más modernas y cuidadas, bar de piscina, billar, tumbonas, zona de sofás, mirador del atardecer y un buen ambiente de buceo. Aunque te alojes en otro lugar te recomiendo hacer las inmersiones con ellos (para contratarlas no es necesario ser huésped) por su equipo y experiencia. En especial con Abdallá, un tipo muy abierto y simpático. 

Viajar a israel desde Jordania: ¿Como cruzar la frontera?

Si tienes pensado continuar tu viaje y cruzar la frontera a pie con Israel te recomiendo encarecidamente que lo hagas de Áqaba a Eilat, resulta mucho más rápido y económico que hacerlo entre Ammán y Jerusalem. Desde Eilat el bus 444 te lleva directamente a Jerusalem en un trayecto de 4 horas. 

Viajar a Jordania: ¿En solitario o en grupo?

Como vés, un viaje a Jordania es mucho más que visitar Petra, sin duda un sello en tu pasaporte que deberías poner al menos una vez en la vida. Si eres de los atrevidos a los que les gusta organizar todo por su cuenta, dominas el arte de la paciencia y el regateo y no te importa viajar solo, aquí te hemos dado muchas claves para tu viaje. 

Si eres de los que prefieres compartir aventuras,  y viajar en grupo y hacer equipo con gente como tú, echa un vistazo a nuestros viajes en grupo donde periódicamente vamos teniendo salidas para viajar a este sorprendente país que te aseguramos no te defraudará.